in

Aqualia, la gran apuesta de Slim para impulsar en 2019 la nueva etapa de FCC

Carlos Slim.

2019 es el año cero de la nueva FCC. El pasado 1 de agosto Carlos Slim se presentó en un caluroso Madrid para dar por terminada la etapa de reorganización de FCC. Tras cuatro años en los que acometió una profunda reorganización de la empresa, la presencia de Slim en el investors day de FCC personificó el final de un capítulo y el comienzo de otro.

Durante los últimos meses de 2018, la compañía terminó de realizar los últimos ajustes para dejarlo todo listo de cara a 2019. El movimiento más importante que acometió la empresa entre agosto y final de año fue la venta del 49% Aqualia al fondo IFM por 1.024 millones.

Con esta operación, FCC consiguió dos objetivos. Por un lado, el dinero recaudado fue dedicado de forma casi íntegra para reducir la deuda de la empresa. En concreto, 800 millones de los más de mil recaudados se destinaron a ello. Esto permitió recortar un 21% con respecto al mismo periodo de 2017 la deuda de la compañía hasta dejarla en 2.795,9 millones de euros.

De la misma manera, la entrada de IFM en Aqualia multiplicó las capacidades de la compañía para afrontar los ejercicios venideros. Según declararon fuentes de FCC durante los días en los que se cerró la operación, la entrada de IFM impulsaría «el fortalecimiento y desarrollo de nuevos mercados en los próximos años con la participación activa y sinergias derivadas de la incorporación del nuevo socio».

Experiencia de IFM

IFM Investors es un gestor de fondos global que, a 31 de agosto de 2018, gestionaba activos por valor de 81.200 millones de dólares. Con una experiencia de más de 20 años, es propiedad de 28 fondos de pensiones australianos, que gestionan los ahorros de 15 millones de personas en todo el mundo.

El fondo tiene una amplia experiencia en gestionar estrategias institucionales en infraestructura. Durante estas dos décadas de actividad, IFM Investors ha abierto oficinas en ocho ubicaciones: Melbourne, Sydney, Nueva York, Londres, Berlín, Tokio, Hong Kong y Seúl. Una posición privilegiada que se adapta como un guante a los planes de internacionalización de Aqualia.

Hasta el pasado mes de septiembre, el negocio del agua reportó a FCC el 28% de su Ebitda. Un peso ya importante pero que la empresa quiere aumentar durante los próximos meses.

Y para ello, el foco estará puesto en el extranjero. Actualmente, el negocio de Aqualia es mayoritariamente nacional. El objetivo de la entrada de IFM es apalancarse en su experiencia internacional para potenciar los contratos fuera de nuestras fronteras.

Una estrategia para la que no ha habido que esperar mucho. Aqualia acaba de resultar adjudicataria de dos contratos de operación y mantenimiento en el emirato de Abu Dabi valorados en más de 100 millones de euros.

Con estos últimos concursos, el valor total de los contratos que actualmente Aqualia gestiona en la Península Arábiga (Arabia Saudí, EAU, Qatar y Omán) supera los 600 millones de euros.

Un primer paso en el impulso de Aqualia que tiene su foco futuro en el mercado estadounidense. Así, Estados Unidos se presenta como el campo de batalla principal de donde Aqualia (y el resto de empresas de construcción y servicios españolas) esperan conseguir las mayores alegrías durante este 2019.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

La farsa de la 5G en el operador con más ‘jeta’

El Gobierno de Sánchez fía los Presupuestos a una subida récord de la recaudación por impuestos